Nervus vagus Beschwerden

Trastornos del nervio vago

Tal y como ya se ha explicado en la página reservada al sistema nervioso vegetativo, una desalineación del Atlas puede comprimir haces nerviosos y por lo tanto tener una repercusión negativa en su funcionalidad.

Precisamente como, apretando el cable de una antena con una pinza, no puedes ver un programa de televisión, de la mima manera, los impulsos eléctricos que pasan a través del sistema nervioso, pueden ser perturbados y debilitados o ausentes.

¿Qué crees que pueda suceder luego a los órganos que están conectados a ese sistema?

El nervio vago resulta afectado particularmente por una desalineación del Atlas, la compresión de este nervio puede causar los denominados síntomas vagales.

La importancia del nervio vago

El nervio vago, que forma parte del sistema nervioso vegetativo, es el décimo nervio craneal, es el nervio craneal más largo, importante y ramificado del sistema nervioso parasimpático.

El nervio vago participa en la regulación de las funciones de casi todos los órganos internos. El nervio vago inerva la laringe, la faringe, la parte superior del esofago, una parte del aparato externo del oído, el corazón, los pulmones, el estómago y los intestinos.

El nervio vago, que a la altura del cuello tiene un diámetro de 2-3 mm, pasa junto con la arteria carótida y la vena yugular interna, inmediatamente delante de la vértebra Atlas. En este sentido, si el Atlas no está correctamente alineado, el nervio vago es el primero que está afectado, generando los síntomas clásicos de la compresión vagal.

Funciones del nervio vago

El nervio vago desempeña tareas diferentes:

  • estimula la producción de ácido gástrico
  • regula las fases de la digestión
  • controla los movimientos del intestino en la fase digestiva (peristaltismo)
  • regula el apetito
  • regula la sudoración
  • participa en la regulación del humor
  • participa en la regulación del ritmo cardíaco

en amarillo: nervio vago (Nervus vagus)

Síntomas de compresión del nervio vago

Según la importancia y el tipo de desplazamiento del Atlas respecto a su posición ideal, puede crearse una presión y por lo tanto una irritación del nervio vago y/o de otros nervios craneales.

Cuando la funcionalidad del nervio vago se ve comprometida (puede verse comprometida también debido a una artrosis cervical), pueden verificarse una serie de síntomas:

  1. náuseas
  2. acidez de estómago
  3. vértigos, mareos
  4. enrojecimiento del rostro
  5. Taquicardia (ritmo cardiaco rápido)
  6. rigidez del cuello
  7. dolor cervical
  8. dolor de cabeza
  9. síndrome de Ménière
  10. dificultad en la deglución
  11. sensación de tener un "nudo en la garganta"
  12. sudoración excesiva
  13. insomnio
  14. manos o pies fríos
  15. ritmo cardiaco irregular o acelerado
  16. estreñimiento crónico
  17. diarrea inmotivada
  18. problemas de la tiroides
  19. adormecimiento u hormigueo unilateral del cuero cabelludo
epilessia

Nervio vago y ataques de epilepsia

Entre los trastornos colaterales del nervio vago podemos encontrar también la epilepsia. La realineación del Atlas efectivamente puede tener efectos positivos en la epilepsia.

El enfoque médico convencional, en los episodios epilépticos graves, consiste en intervenir quirúrgicamente en el nervio vago izquierdo, cortándolo o inhibiéndolo con impulsos eléctricos, mediante un estimulador expresamente implantado dentro del cuerpo.

El nervio vago izquierdo es el más afectado, estadísticamente, por la desalineación del Atlas. ¿Es quizás una coincidencia? El problema merecería seguramente una mayor atención e indagaciones más a fondo.

Nervio vago y medicina convencional

Si bien en la literatura médica se trata ampliamente el nervio vago, se hace de manera superficial, sin comprender el verdadero significado, limitándose a hacer un análisis simplista sobre lo que la anatomía humana sugiere: "...el nervio vago pasa por aquí, está hecho de este modo, tiene esta o esa otra función...".

En la práctica: rara vez los trastornos relacionados con el nervio vago se observan a fondo realmente para buscar una correlación entre ellos.

Cuando se habla de las posibles disfunciones causadas por el nervio vago, éste en la práctica, no se da nunca la culpa de ellas, incluso cuando es el que las ha causado!

Un ejemplo práctico: la literatura médica nos enseña que el nervio vago puede ser la causa de la acidez de estómago, sin embargo el médico prefiere administrar medicamentos antiácidos en lugar de concentrarse en el problema vagal.

Ejemplos de este tipo podemos encontrar muchos. Actualmente es más que sabido: la medicina moderna prefiere concentrarse en los síntomas en lugar de investigar sus causas. En efecto es más rentable abordar los trastornos desde el punto de vista de los síntomas que buscar su posible correspondencia con el nervio vago.

La causa de este supuesto "descuido" ¿tal vez se debe al hecho que la medicina no tiene ninguna píldora para prescribir para curar el nervio vago?

Con el método ATLANTOtec ahora se puede reducir, o eliminar definitivamente cualquier compresión sobre el nervio vago. Las personas que se han sometido al tratamiento, cuentan que han experimentado profundas y significativas repercusiones positivas en los diversos sistemas de sus cuerpos.

Sólo una vez resuelto el problema se puede comprender la verdadera magnitud del problema, así como también la variedad de trastornos que esa compresión puede generar.

Podemos concluir por lo tanto diciendo que dicha magnitud es mucho más compleja de lo que hasta ahora se suponía.

Para tener una idea de lo que se ha afirmado, puede ser útil escuchar los testimonios de las personas tratadas con el método ATLANTOtec, en relación con los problemas causados por el nervio vago.

scheletro